+
Llamada - "Hola Su, te llamo porque quiero agradecerte que me hayas elegido para invitarme al curso del Arte de Vivir... mi vida ha cambiado... estoy lleno de amor y de paz... quiero seguir asi! Sos mi Angelito para siempre!"

Elección de Vida


El arte de vivir

  * Respiración y meditación

"Hola Su, te llamo porque quiero agradecerte que me hayas elegido para invitarme al curso del Arte de Vivir... mi vida ha cambiado... estoy lleno de amor y de paz... quiero seguir asi! Sos mi Angelito para siempre!"

Con estas palabras esta persona -a quien había conocido en un cumpleaños y que nunca mas vi, me hizo el regalo del día.

Y no es la única persona que siente así, que se conmueve por haber despertado emociones que ni sabia tenia acurrucadas en su alma.

El Arte de Vivir... que ironía, no? Tener que aprender que vivir es un arte y que ese arte esta dentro nuestro.

Sri Sri Ravi Shankar, el fundador de este movimiento mundial de respiracion y meditacion (es la ONG mas grande del mundo después de la Cruz Roja) que está en mas de 152 paises, es un Maestro de vida. Su mision en esta Tierra es abrir los corazones de la gente para que despierten al amor, a ese amor del cual todas las cosas están impregnadas. Y su forma de enseñar es con ejemplos cotidianos... (antes, en la era del Cristianismo, se decian parábolas).

No es fácil explicar la transformación que ocurre en las personas que toman el curso. Es como un abridor de mentes, un decir constantemente: "Porque no me lo dijeron asi, de esta manera!" Y en el proceso, uno interactúa con el otro que es un alma hermana, un espejo de nuestra propia esencia y tambien respira. Si, se aprende a respirar!!!

El curso culmina con un grupo de gente que nada tiene ya que ver con el que empezó el primer dia: personas que llegaban con timidez, algunos con un poco de desconfianza, recelos... y otros queriendo salvarse magicamente.

Pero nada tiene de mágica esta enseñanza! Todo lo contrario. Va recorriendo los recovecos emocionales, va mostrando los juegos interminables de la mente que nos condiciona dia a dia, hora tras hora...

Pero lo mejor de todo, el broche de oro, es que te da herramientas para aplicar en la vida diaria con cada cosa aprendida, cada cosa mostrada...

Al terminar, uno ya no es el mismo. El camino recorrido y el que hay que transitar son paisajes totalmente diferentes pues ahora el alma se siente liviana... se siente segura, como el niño que se aferra a la pollera de  su madre porque sabe que asi, ya nada tiene que temer.

Susana 


comparte esta página en: